Inicio
Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento


GEORREFERENCIACIÓN - UNIVERSIDAD EAFIT












Presentación


La Universidad EAFIT, con la promesa de abrirse al mundo ―como lo expresa en su consigna institucional―, tiene la tarea de ser un epicentro de proyectos que permitan el análisis de problemas sociales, educativos y políticos de la ciudad y del país. En este marco inicia en 2005 el programa Universidad de los niños , que tiene como misión propiciar una relación perdurable entre niños y jóvenes de diversos orígenes sociales y los saberes investigativos y científicos que se producen en nuestra universidad, por medio de distintas actividades y vivencias.


El propósito del programa es que niños y jóvenes entablen relaciones con la investigación y se apropien del conocimiento científico, haciendo de sus propias preguntas el punto de partida y la motivación para el aprendizaje.



Contexto internacional


Desde el año 2009, la Universidad de los niños EAFIT hace parte de la Red Europea de Universidades de los niños (EUCU.NET, por su nombre en inglés), que tiene como propósito identificar los diferentes tipos de programas existentes, difundir las mejores prácticas educativas, establecer criterios de calidad, generar ámbitos de comunicación y colaboración entre las universidades miembros y promover la realización de este tipo de programas en Europa y el resto del mundo.


Posteriormente, en 2010, el programa de EAFIT se unió al proyecto SiS Catalyst en calidad de asesor consejero (adviser). Dicho proyecto, desarrollado por redes y organizaciones europeas, tiene el propósito de promover el papel protagónico de los niños y jóvenes de 7 a 14 años de edad en la configuración del contenido de programas educativos que divulguen la ciencia en la sociedad, por medio de organizaciones como colegios, universidades, instituciones culturales, festivales y museos de ciencia de toda Europa y el resto del mundo.


Esta invitación abrió nuevas perspectivas al trabajo realizado desde la Universidad de los niños EAFIT y ha permitido ampliar la concepción de los alcances de este tipo de programas. De hecho, al ser el único registrado en EUCU.NET desde América Latina, será uno de los casos de estudio seleccionados entre 127 programas similares, con miras a construir un modelo para replicar en otras universidades.



PRINCIPIOS Y PROPUESTA PEDAGÓGICA DE LAUNIVERSIDAD DE LOS NIÑOS EAFIT


Entre otros, hay tres principios fundamentales que rigen nuestro trabajo:





La propuesta pedagógica de este programa reconoce a niños y jóvenes como sujetos que son de por sí experimentadores, curiosos, activos y creativos. Y en ese sentido respeta y valora la singularidad con relación a sus intereses, inclinaciones, habilidades y capacidades. En su desarrollo aspira a que pasen por varios estados de relación con el conocimiento científico que se concatenan entre sí: receptividad, actividad, hallazgo, comunicación y comprensión. Además, considera el juego como una forma de interactuar con la realidad y como uno de los modos característicos de experimentación, aprendizaje y desarrollo.



¿CÓMO SE LLEVA A CABO LA UNIVERSIDAD DE LOS NIÑOS EAFIT?


Anualmente se realizan ciclos de encuentros alrededor del conocimiento científico, entre niños, jóvenes, estudiantes universitarios y profesores investigadores de esta misma institución.


La formación en la universidad está dividida en dos etapas consecutivas: durante el primer año ( Encuentros) las preguntas son propuestas por los niños y reflejan su curiosidad natural. Durante los siguientes años ( Expediciones) los participantes pueden continuar su proceso en actividades en las que interactúan con herramientas y recursos relacionados con la investigación en la ruta que elijan: ciencias de la naturaleza, ingenierías, economía y negocios y sociedad y culturas. En esta etapa parten de las cuestiones relacionadas con las áreas de investigación de los profesores.


Cada sesión tiene varios momentos: conversaciones con el profesor (al inicio y al final), aula viva y taller. Se parte de la base teórica construida por un profesor investigador, quien entrega un documento con los conceptos fundamentales de su tema de investigación, y entre todos responden a la pregunta guía de cada evento.


Las conversaciones iniciales con el profesor sitúan a los niños en el campo de investigación y contextualizan el tema de trabajo. Están encaminadas a develar la historia personal y lo que apasiona a ese sujeto que se dedica a la investigación: ¿Cómo llegó a la profesión a la que se dedica? ¿Quién o qué lo motivó? ¿Por qué decidió dedicarse a la investigación? Además, se expone la pregunta que se desarrollará en la sesión y se ofrece un espacio para que los participantes cuenten sus conocimientos previos frente al tema. Finalmente, este momento presenta un abrebocas de lo que pasará en el taller.


Las actividades del taller les permiten a los niños y jóvenes obtener información de la realidad, en una perspectiva similar a la presentada por Jorge Wagensberg: conversar con la realidad. Para esto se recurre a un instrumento de investigación que sea afín al tema y que permita experimentar, entrevistar, observar, construir y someter a pruebas. Este momento se define a partir del quehacer del investigador.


Posteriormente tienen lugar las aulas vivas, que tienen como objetivo ofrecer a los participantes una interacción directa con el investigador, en un espacio afín a su campo de investigación, y en lo posible en su lugar de trabajo. A la vez, buscan ofrecer contacto con objetos especializados que aporten sentido sobre la realidad de dicho campo a las experiencias vividas.


Aunque tiene similitudes con las visitas guiadas, el aula viva presenta dos grandes aspectos que la diferencian de aquellas: al elegir el centro de interés del lugar se renuncia a la visita tradicional, pues no hay interés en abarcar todo el espacio, sino lo más relevante para el tema del día. En segundo lugar, hay un ejercicio de interacción: el participante está llamado a la acción, a ir más allá de la vista.


Finalmente hay un nuevo momento de conversaciones con el profesor, que tiene el propósito de estimular el diálogo entre niños, jóvenes e investigador, a partir de la experiencia de lo vivido durante la sesión y de la puesta en común de sus resultados y hallazgos. El profesor teje conclusiones que dan respuesta a la pregunta del día y comparte experiencias personales en su campo de investigación, haciendo alusión al alcance de sus proyectos.


Hasta mediados de 2012, participaron en el programa un total 1.627 niños y jóvenes, entre 7 y 12 años, y cerca de 650 continúan de manera activa cada año. Provienen de 207 instituciones educativas de la ciudad y el Oriente cercano (100 públicas y 107 privadas). En las actividades han participado 57 docentes de instituciones educativas. Por su parte, 80 profesores investigadores se han vinculado al programa en calidad de asesores y 227 estudiantes universitarios han participado como talleristas.


UN EJEMPLO


Quienes se vinculan al programa como investigadores son la fuente de conocimiento a la que los niños se aproximan desde sus preguntas y experiencias en la universidad. El primer eslabón para que este encuentro entre niños e investigadores sea posible es la producción de un texto de divulgación que da cuenta de lo que el investigador hace, expone la utilidad y la finalidad de lo investigado y da una respuesta a la pregunta.


Uno de estos investigadores de la Universidad de los niños EAFIT, integrante del grupo RiSE – Research in Spatial Economics (Investigación en Economía Espacial), es Juan Carlos Duque, administrador de empresas de la Universidad Nacional y posdoctorado en Geografía por la Universidad del Estado de San Diego, Estados Unidos. Sus investigaciones se interesan por temas como: análisis exploratorio de datos espaciales, econometría espacial e investigación operativa.


Él compartió su saber investigativo con los niños y jóvenes de las Expediciones al conocimiento (en la ruta Economía y negocios), alrededor de la pregunta ¿Pueden los mapas revelar algo sobre las personas? A continuación se presenta el documento propuesto por el profesor asesor.


¿Pueden los mapas revelar algo sobre las personas?


Antes de saber cómo pueden los mapas revelar información sobre las personas, es conveniente conocer la definición de mapa y un poco sobre su historia. Según la Real Academia de la Lengua, un mapa es la “representación geográfica de la Tierra o parte de ella en una superficie plana”. De acuerdo con el profesor James S. Aber, geólogo de la Universidad del Estado de Emporia (Estados Unidos), los mapas son un medio universal de comunicación, pues son fáciles de entender por cualquier persona, independientemente de su idioma o cultura.


Los primeros mapas se crearon hace muchos años, ¡miles de años! Varias fuentes bibliográficas coinciden en atribuir la elaboración de los primeros mapas a los babilonios, quienes hace unos 5.000 años tallaron sus primeros mapas en tablas de arcilla. Sin embargo, muchos cartógrafos (personas dedicadas al estudio y la elaboración de mapas geográficos) afirman que los primeros mapas realizados con fundamentos matemáticos fueron hechos por los griegos, unos 550 años antes de Cristo. Se dice que el griego Anaximandro fue el primero en hacer un mapa del mundo, pero muy diferente a los que conocemos hoy, pues en esa época los mapas se dibujaban con base en información aportada por los viajeros y exploradores.


La ciencia de la cartografía ha evolucionado enormemente desde la época de Anaximandro. En la actualidad los mapas son muy exactos gracias al desarrollo de varias tecnologías. La primera de esas tecnologías fue la fotografía aérea, pues desde las alturas se puede tener una mejor idea de las formas geográficas de un territorio. La elaboración de mapas por medio de fotografías aéreas nació durante la Primera Guerra Mundial. Desde entonces, su calidad y precisión mejoró significativamente.


La segunda tecnología que aportó bastante a la evolución de la cartografía es la de los Sistemas de Información Geográfica (SIG). Los SIG son programas de computador que permiten almacenar información geográfica (mapas). Con el surgimiento de los SIG, a mediados de los años sesenta del siglo XX, el proceso de almacenamiento, edición, consulta y análisis de mapas se convirtió en una tarea más sencilla.


Por último, la tercera tecnología clave en la evolución de la cartografía fueron los Sistemas de Posicionamiento Global (o GPS por sus siglas en inglés). Los GPS nacieron a principios de los setenta y consisten básicamente en un dispositivo conectado a una serie de satélites, que permite determinar con mucha exactitud la posición de quien tiene dicho dispositivo. Los primeros GPS pesaban unos 36 kilos, pero hoy un GPS puede llegar a ser tan pequeño como la uña de un bebé. Este logro permitió la incorporación de los GPS en cámaras fotográficas y teléfonos celulares.


Cuando la disponibilidad y el nivel de detalle de los mapas fue aumentando, y el precio de los GPS y los SIG fue disminuyendo, muchos gobiernos e instituciones académicas comenzaron a utilizar los mapas para georreferenciar la información recolectada. El proceso de georreferenciación consiste en relacionar una información recolectada, en encuestas o estudios de campo, con una ubicación específica en un mapa. A continuación se presentan algunos ejemplos de este proceso:


 

  • Un biólogo puede utilizar un mapa para indicar las rutas de migración de los elefantes en África con el objetivo de establecer zonas de protección para evitar que se creen barreras (construcciones, carreteras, muros, etc.) que puedan interrumpir dichas rutas y poner en peligro a esta especie.

  • La policía de una ciudad puede indicar, con puntos en un mapa, los lugares donde se han cometido asaltos. Después de un tiempo, se podrán identificar las zonas de la ciudad donde hay concentraciones de asaltos para poder enviar policías y patrullas a cuidar a los ciudadanos.

  • Una empresa puede identificar en un mapa la localización de sus posibles clientes con el fin de decidir la ubicación de una nueva tienda o el diseño de una nueva ruta de distribución.

  • Los gobiernos pueden poner en un mapa la información recolectada en encuestas de calidad de vida o en censos de poblaciones. Encuestas de este tipo contienen las características de las personas que habitan en cada vivienda (por ejemplo, número de personas, edades, ocupación, nivel de estudio o ingresos) y las características de las viviendas (por ejemplo, materiales de construcción, número de habitaciones, conexión de alcantarillado o acceso al agua potable). Este tipo de datos sobre la población se conoce con el nombre de información socioeconómica.


A continuación se presentan algunos ejemplos de este tipo de mapas. Cada uno de esos mapas resume de forma visual la información recolectada en miles de encuestas hechas a los habitantes de Medellín. Este es un claro ejemplo del adagio “una imagen vale más que mil palabras”. Con un mapa podemos identificar rápidamente cómo las características de la población varían en el espacio (ver los mapas al final).


A medida que en el mundo se fue obteniendo más información georreferenciada, se comenzó a sentir la necesidad de crear herramientas de análisis que permitieran resumir las principales características de la información representada en un mapa. Estas técnicas se conocen actualmente con el nombre de Análisis Exploratorio de Datos Espaciales (AEDE). Las técnicas de AEDE consisten en un conjunto de herramientas cuantitativas que permiten contestar preguntas como estas:


  • ¿Cómo es la distribución espacial de una variable? Esta es la pregunta más básica dentro del AEDE y se ocupa de formular la técnica utilizada para crear mapas temáticos (como los presentados al final de este documento). Son coloreados, de tal forma que quien los observe pueda identificar claramente dónde hay valores altos y bajos de la variable. Los mapas temáticos han sido objeto de muchos estudios dentro del AEDE, pues se deben tener en cuenta multiplicidad de aspectos al colorearlos. Entre los más importantes están: el número de categorías en las que se clasificarán los valores de la variable, el rango mínimo y máximo de cada categoría y la gama de colores por utilizar.

  • ¿Existe una concentración atípica de valores altos o bajos de la variable en el mapa? Estas concentraciones se conocen como “puntos calientes” y se trata de una porción del espacio que se comporta de una forma diferente al resto de la zona estudiada en un mapa. Si, por ejemplo, tenemos un mapa de casos de sarampión en una región, podríamos identificar si existe una zona en la que se pueda estar presentando una epidemia, lo cual daría información a las autoridades sobre cuál área debe ser aislada y tratada para evitar la propagación de dicha enfermedad. También podríamos visualizar una variable como el porcentaje de hogares sin acceso a Internet e identificar las zonas con un nivel muy bajo de acceso para que los gobiernos locales adelanten campañas y así los habitantes de dichas zonas puedan tener acceso.


Muchos puntos calientes pueden ser identificados con solo mirar el mapa; sin embargo, si les pedimos a varias personas que señalen con un lápiz los puntos calientes en un mapa, seguramente encontraremos diferencias entre las zonas marcadas. Es por esto que la implementación de métodos numéricos para delimitar dichos puntos resulta de mucha utilidad, pues es una forma rigurosa y poco subjetiva de delimitarlos e identificarlos.


  • ¿El valor de una variable en un barrio afecta el valor de esta variable en los barrios vecinos? Esta es una de las preguntas más complejas e importantes dentro del AEDE. La base de esta pregunta está estrechamente relacionada con lo que se conoce como la primera ley de la geografía: “todo está relacionado con todo, pero las cosas más cercanas están más relacionadas que las cosas más lejanas”. Así, por ejemplo, si a un niño sus padres le compran el nuevo Playstation (PSP vita), los primeros niños en ver este PSP serían su grupo de amigos del vecindario, quienes probablemente comenzarían a pedir a sus padres un PSP igual. Dicho efecto se iría extendiendo en el espacio rápidamente, hasta el momento en el que veríamos muchos niños en diferentes partes de la ciudad con sus PSP. Estas influencias entre vecinos también ocurre a nivel de regiones o países; por ejemplo, si una zona muestra importantes incrementos es sus niveles de crecimiento económico, es probable que las zonas vecinas se comiencen a beneficiar de dicho crecimiento y comiencen a crecer. Estas influencias también se pueden percibir en un mapa cuando vemos que las zonas con valores altos (o bajos) en una variable están rodeadas de zonas con valores altos (o bajos). Pero al igual que en el caso anterior, la percepción del ojo humano puede llevarnos a conclusiones equivocadas. Es por esto que entre las técnicas de AEDE existen métodos numéricos que permiten determinar si existen dichas influencias entre regiones.


Así, los mapas, y los análisis que podemos realizar de la información que en ellos se reporta, nos ayudan a comprender mejor el mundo en el que estamos y a las personas que lo habitan. Alejandro Magno utilizó el mapa de Anaximandro para guiar a sus ejércitos a conquistar el mundo conocido. Hoy usamos los mapas para conocer más sobre las características de las personas e identificar sus necesidades. Con esta información podremos saber a quiénes podemos ayudar (y dónde lo debemos hacer) para reducir las desigualdades en nuestra sociedad y así lograr que todos vivamos satisfechos en nuestra ciudad.



LOGROS QUE SE HAN ALCANZADO EN ESTA ÁREA DE INVESTIGACIÓN


Los temas de investigación que se desarrollan dentro del grupo RiSE no se quedan en lo meramente teórico. Cada uno de los desarrollos ha sido posteriormente utilizado en trabajos de consultoría en empresas públicas y privadas de la región. Estos trabajos de consultoría son una forma a través de la cual el grupo RiSE utiliza sus resultados para impactar positivamente en su entorno.


Hay un objetivo común en cada una de las consultorías: utilizar herramientas metodológicas rigurosas que permitan mejorar los procesos de toma de decisión y asegurar una asignación eficiente de los recursos económicos. A continuación se citarán algunos ejemplos de consultorías realizadas.


  1. Para las Empresas Públicas de Medellín (EPM) desarrollamos un modelo para pronosticar la manera como crecerá la zona urbana del Valle de Aburrá. Este crecimiento pronosticado nos permitió calcular los niveles de demanda futura en el consumo de agua potable y calcular los niveles de utilización de los tanques colectores de agua que EPM tiene dispuestos en la zona para abastecer de agua a los habitantes. Con nuestro modelo EPM podrá determinar en qué año un tanque alcanzará un nivel de utilización que haga necesaria la ampliación de la infraestructura con suficiente anticipación y a un menor costo.
  2.  

  3. El Plan de Desarrollo para Antioquia tiene como uno de sus objetivos principales el desarrollo de Urabá. El grupo RiSE diseñó la estrategia metodológica que permite determinar las mejores localizaciones de diferentes actividades económicas, como: una zona industrial portuaria, actividades de turismo o agroindustria. La utilización de métodos cuantitativos para la localización de actividades económicas asegura una asignación de recursos públicos más eficiente y transparente.
  4.  

  5. ¿Qué papel juegan los clusters industriales del Valle de Aburrá en aspectos como generación de crecimiento económico o de empleo? El grupo RiSE ayudó a contestar este interrogante por métodos cuantitativos para el cálculo de multiplicadores económicos. Esto permitió confirmar que los clusters estratégicos de Medellín (textil, construcción, salud, energía y turismo) sí están cumpliendo un papel relevante en la evolución económica de la ciudad.





Volver arriba