Inicio
Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento


  JÓVENES DE LA COMUNA 5
 
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA LATINOAMERICANA








Resumen



Este artículo se basa en la investigación Condición juvenil, acciones colectivas y resistencia en la comuna 5 de Medellín, la cual tuvo como propósito comprender las acciones que realizan los jóvenes de la comuna 5 de Medellín para resistirse a la violencia y para proponer otras formas de vivir en los diferentes barrios de la zona. Para lograr dicho propósito, el grupo de investigación consideró que era fundamental conocer las vidas de algunos de estos jóvenes y, a partir de su experiencia, resaltar el valor político de lo que ellos han logrado.

La situación de violencia que ha vivido la comuna 5 de Medellín ha marcado la vida de sus habitantes, pero también ha motivado a que algunos jóvenes diseñen alternativas para encontrarse con otros, disfrutar de los espacios públicos, promover el arte y la cultura de la paz y sobre todo, asumir la importancia del respeto por la vida de todas las personas. Así, frente a estos hechos, carnavales, encuentros, jornadas de vida y marchas de celebración de la vida; y han animado a la gente para que cambie el lenguaje del pesimismo por el de la resistencia, la esperanza y la alegría. Porque ellos han decidido no renunciar a la vida, no seguir temiendo a los violentos y recuperar el derecho al territorio como posibilidad de construir comunidades de paz. Asimismo, son conscientes de que no se trata de eliminar todos los conflictos, sino de resolverlos sin recurrir a la violencia y a la eliminación de los otros.

La investigación resalta a estos jóvenes, quienes con sus acciones generan resistencia a la violencia, lo que les permite tener una mirada diferente de la política, es decir, de la posibilidad de construir entre todos una comuna no violenta y con capacidad para resolver de mejor manera los conflictos.


Trayectos de la experiencia investigativa



Para hablar de los jóvenes de la comuna 5 de Medellín, primero es necesario reconocer que todos son diferentes y que no hay una sola forma de ser joven. Por eso, la violencia ha generado en cada quien una reacción distinta y, en especial, en los tres con los que se realizó la investigación, quienes decidieron vivir sin participar en la violencia y, además, generar alternativas de resolución pacífica de los conflictos y formar a otras personas para que asumieran la responsabilidad que tenían en la construcción de una comuna mejor. A partir de este escenario, la investigación llevó a preguntar: ¿Por qué estos jóvenes de Castilla —nombre de la comuna 5— deciden no hacer parte de la violencia? ¿A través de qué acciones ellos proponen construir nuevas formas de vida en la comunidad?

Realizar este trabajo fue una travesía interesante por dos motivos principales: de un lado, por las condiciones históricas de violencia que ha enfrentado la zona; y de otro, por los crecientes y significativos procesos de participación política que los jóvenes desarrollan desde hace muchos años. También se debe indicar que la investigación permitió reconocer otras opciones de vida, las cuales resaltan la condición de lucha y reivindicación de los derechos, de procesos educativos, de apropiación del territorio y de rescate de la dignidad humana, que apuestan por una clara transformación de las dinámicas sociales.

El grupo de investigación visitó la comuna en varias ocasiones para conocer a los jóvenes y conversar durante mucho tiempo con ellos, y así lograr la confianza necesaria para que contaran sus vidas y sus actividades en la comunidad. Esto permitió estar al tanto de cómo se relacionan con otras personas —niños, niñas, otros jóvenes, adultos, adultos mayores— y cómo van tejiendo nuevas formas de vida. En la investigación social, esta decisión está relacionada con dos aspectos importantes: comprender la realidad desde las personas y lograr que la investigación no se realice desde la teoría, sino desde el conocimiento y la vivencia de la realidad.

Teóricamente, la investigación tuvo que reflexionar sobre la categoría de juventud, especialmente en lo que respecta a la condición juvenil, los procesos de resistencia y las acciones colectivas. Al hablar de condición juvenil nos referimos a personas que sin estar en el rango de edad que típicamente define a los jóvenes (14-28), mantienen las características subjetivas, de apertura a nuevas posibilidades y, sobre todo, de disposición hacia la transformación que tienen los jóvenes. El término resistencia está asociado a una actitud de indignación y profunda oposición hacia la violencia, acompañada de capacidad para formular alternativas de vida (Nieto, 2009). Finalmente, con la frase acción colectiva se señala la voluntad y la decisión de trabajo, que se opone al individualismo y que defiende la potencia del encuentro con otros.

Metodológicamente, la investigación se desarrolló a partir de los relatos de los tres jóvenes, en los que revelan situaciones, acontecimientos y acciones importantes de sus vidas, y los cuales posibilitaron aproximarse a sus contextos y realidades. Por medio de este método se logró comprender la importancia política de las acciones que ellos realizan. La narración de los relatos se produjo como un encadenamiento, tanto por parte del narrador en cada uno de los hechos, eventos y acontecimientos referidos, como por parte de las investigadoras-lectoras.

Finalmente, es importante indicar que, precisamente por las amplias posibilidades interpretativas que ofrece este enfoque de investigación, es posible afirmar que estos relatos dan cuenta de otra realidad que se contrapone abierta y decididamente a las prácticas de violencia emprendidas por diversos actores en la comuna 5, y representan una alternativa clara y consistente de resistencia política con sello juvenil.


Procesos de acción colectiva y resistencia en la comuna 5 de Medellín



Medellín es una ciudad que no se escapa de las complejidades del crecimiento económico, la desigualdad y la violencia que ha enfrentado el país; a la vez, tampoco es ajena al creciente número de opciones que se construyen desde los territorios para formular alternativas de transformación, de cara a una mayor defensa de la dignidad , los derechos y las libertades. Específicamente, hay que reconocer que desde mediados de los setenta, la ciudad enfrenta un grave problema relacionado con la presencia de diferentes grupos armados que se disputan los territorios y, en especial, el control del negocio del narcotráfico, lo que ha colapsado la garantía y defensa de los derechos humanos; y ha afectado directamente a los jóvenes, opacando sus posibilidades de disfrute del presente y de construcción del futuro.

La comuna 5 de Medellín ha sufrido una importante afectación por el conflicto, la presencia de combos del narcotráfico, el paramilitarismo, la delincuencia y la guerrilla urbana. Lo anterior ha generado históricos y violentos enfrentamientos que han cobrado la vida de niños, jóvenes y adultos en los diferentes barrios, lo que ha sometido a las comunidades a un clima de zozobra permanente y de miedo. Aunque se trata de una zona de la ciudad en la que se han realizado interesantes procesos de intervención por parte de la administración municipal, en la actualidad los espacios resultan insuficientes para el desarrollo de actividades formativas y culturales que contrarresten la violencia.

En el momento en que se inició la investigación, y pese a los esfuerzos de la comunidad, organizaciones sociales y algunas secretarías del gobierno local, la comuna continuaba presentando el más alto índice de criminalidad y violencia, con un incremento de 23% en los homicidios entre el 2013 y el 2014. Paradójicamente, esta grave situación desencadenó el protagonismo de algunos jóvenes, quienes a través de diferentes colectivos, organizaciones y actuaciones independientes se resistieron al miedo y se movilizaron para construir alternativas de pacificación, recuperación de los territorios y exaltación del derecho a la vida.

Por lo anterior y con el convencimiento del valor que representan estas acciones juveniles, la investigación se desarrolla con el objetivo de comprender los sentidos que otorgan los jóvenes a los procesos de resistencia que emprenden a través de las acciones colectivas, con el propósito de identificar posibilidades para la transformación del territorio en la comuna 5.


Teorías, categorías y autores para analizar los procesos de resistencia



Juventudes es una categoría con muchos significados e interpretaciones, que no solo se refiere a criterios de ciclo vital, identidad o edad, sino que también representa la posibilidad de asumir la vida a partir de una subjetividad creativa, alternativa, propositiva y profundamente crítica. Por ello, el presente estudio se refiere a la condición juvenil como a una disposición vital de mejoramiento de la realidad a partir de la construcción con otros. De ahí que la condición juvenil implique una voluntad política con inmensas posibilidades para la construcción de horizontes de vida compartidos. En esta dirección, José Manuel Valenzuela (2009), Rosana Reguillo (2000), Carles Feixa (2008), Alfredo Nateras (2002) y María Isabel Domínguez (2009) resaltan, en sus investigaciones sobre juventud, la potencia del concepto de juventudes, en plural, y proponen aproximaciones a los jóvenes desde una mirada crítica del contexto que habitan y desde el que le dan sentido a su acción.

Por lo anterior, se trata de localizar histórica y geográficamente las acciones juveniles y los procesos subjetivos que las alimentan, como alternativa para no homogenizar, estandarizar ni encapsular lo que los jóvenes producen como sentidos de realidad, y para potenciar la construcción compartida de futuro. Se trata de decidirse por estudios de juventud que no generalicen ni estigmaticen a los jóvenes, sino que permitan comprender cada una de sus particularidades.

Con esta convicción se rescató el valor de las historias singulares, los testimonios y los proyectos de vida de los jóvenes. Fue necesario comprender los procesos de acción colectiva y resistencia a partir de la experiencia vivida y de la capacidad de reconstruirla por medio de la narración. De esta manera, la acción remite a una realidad construida con otros, en la que la decisión de un joven no violento para desarrollar sus propuestas se ve apoyada por los demás miembros de la comunidad. Son relatos de vida que tejen puentes entre el pasado, el presente y el futuro a través de la vida cooperada con otros. Esto permitió a las investigadoras resaltar las formas en que los jóvenes encuentran sentidos en sus procesos de resistencia, avanzando a su vez en la construcción de otros escenarios de vida posible en sus comunidades.


El Relato de vida: un desafio ético-político en la producción de saber



La investigación, definida a partir del objetivo de comprender los sentidos que le dan los jóvenes a los procesos de resistencia que emprenden a través de las acciones colectivas en la comuna 5 de Medellín, estuvo guiada por enfoques hermenéutico, ontológico y político, con el propósito de acercarse comprensivamente a la construcción de realidad que realizan los sujetos y, especialmente, a las propuestas de transformación que emergen de ellos. Para cumplir este propósito fue necesario tener en cuenta algunos criterios para elegir a los jóvenes que participarían en el proceso investigativo, como pertenencia a una organización juvenil, trayectoria de más de 5 años en procesos comunitarios en Castilla y disponibilidad para contar su historia de vida a las investigadoras.

Fueron sus narrativas las que permitieron comprender sus acciones, acontecimientos y sentidos respecto de los procesos de resistencia y diferenciarlos de otros jóvenes que habitan la comuna. Este ejercicio permitió, como señalan Sara Alvarado, Ariel Gómez, María Ospina y Héctor Ospina:

Hacer audibles y visibles las voces y expresiones invisibilizadas en sistemas políticos hegemónicos de la modernidad, a través de las narraciones y las metáforas como camino privilegiado para desocultar otras formas de la realidad, lo que implica llevarlas a lo público a través del lenguaje, que a su vez es el elemento constitutivo en la creación de nuevas versiones de la vida. (2014, p. 211)

El relato muestra cómo el narrador, a partir de su experiencia de vida, da rienda suelta a los procesos que ha realizado como joven, sin estar ligado a una serie de preguntas o de encuestas supeditadas por el investigador. Aquí se pretende hablar alrededor de una sola pregunta, sobre la cual el narrador puede describir su propia historia en detalle, referenciando otras voces y objetos que han formado parte de su experiencia desde que inició su proceso hasta la fecha. Para articular dicho relato con su contexto, sus experiencias y las demás personas que han estado en su proceso, hay que tomar en cuenta lo que afirman Alvarado et al.:

En relación con el lenguaje, no se entiende aquí como una constelación de sonidos, sino como un universo de símbolos y significados que opera de manera performativa en la interacción social, con efectos sociales; el lenguaje es, así, constitutivo del mundo. El lenguaje da cuenta del modo subjetivo con que habitamos el mundo, asimismo, permite dar cuenta de cómo vamos construyendo intersubjetivamente la historia, en tanto el lenguaje es aditamento inminente en la producción de la existencia misma” (2014; p. 212)


Al final de los encuentros se avanzó en el proceso de análisis de la información, la cual permitió formular las siguientes interpretaciones.

1. Los relatos de los jóvenes reflejan tres aspectos importantes de su acción colectiva, las acciones que han realizado desde que comenzaron a participar políticamente en la comuna, los acontecimientos que afirmaron su decisión de resistirse a la violencia y de construir nuevos espacios para el diálogo y la convivencia no violenta en los barrios y el sentido que tiene hoy para ellos dedicar su vida a trabajar con otros jóvenes y con los diferentes miembros de la comunidad para recuperar la tranquilidad en toda la zona. Se trata de tres aspectos muy importantes porque reflejan una toma de conciencia de los jóvenes frente a lo que deben y pueden hacer en compañía de otros. También porque deja a ver que no se trata de una intención momentánea, esporádica y que dejarán con facilidad, sino de un proyecto de vida que han asumido como actitud ética y política.

2. Resaltamos también como un aspecto importante, el valor que los jóvenes le asignan a la cooperación y al trabajo colectivo con otros miembros de las comunas, ya que en esto parecen haber encontrado la fuerza para resistirse a la violencia, para proponer otras formas de resolver los conflictos en los barrios y de alejar a los violentos. Resulta muy interesante leer en los relatos el reconocimiento y el respeto que estos jóvenes tienen por los adultos mayores, las madres, los obreros y los niños, con quienes han desarrollado diferentes actividades para promover la cultura, el arte, la educación y la defensa del territorio entre otras actividades. Esto da cuenta de una acción colectiva de jóvenes que articulada con otras personas de la comunidad, provoca movilizaciones y permite construir escenarios que favorecen la inclusión social.


3. Los relatos develan que sus acciones han sido deliberadas y no como una respuesta espontánea e ingenua a las condiciones que vive la comuna. Esto hace posible comprender la conciencia política que los jóvenes tienen de lo que acontece en cada uno de los barrios y lo que se pone en juego con todas las actividades que realizan. Este aspecto es importante porque permite cuestionar una idea según la cual a los jóvenes no les interesa la política y demuestra que hay formas esta participación que están comprometidas seriamente con la no violencia, con la paz y la promoción del bienestar en los barrios; es decir con otras formas de convivencia basadas en la solidaridad, la cooperación, el respeto y en la resolución pacífica de conflictos, que son la base de la política.


4. Teniendo en cuenta lo anterior, comprendemos que estos jóvenes realizan acciones diversas en el campo de la política, es decir, unos se enfocan más en la participación en espacios formales de la política como presupuesto participativo, juntas de acción comunal y consejos locales para expresar sus opiniones, acceder a información, realizar consultas, formular iniciativas, desarrollar gestiones, fortalecer la veeduría y concertación. Otros defienden el valor de la cultura y el arte a través de la gestión de espacios, eventos y procesos en la comuna. Finalmente, se encuentran relatos que aducen la necesidad de una acción libertaria, lúdica y festiva, que recupere el valor de la vida sin afiliarse a espacios institucionales.

5. Otra acción destacada en los relatos es la recuperación y apropiación del territorio. Para los narradores, hacerse al territorio es una forma de ganarle espacio a la violencia y a los violentos, de hacer presencia, de hacerse notar y demostrar que sus opciones no violentas también pueden ser una alternativa para la gente de la comunidad. Lo anterior no solo ha permitido visualizar el territorio como un espacio humanizado, sino que además se afirma como el lugar de la resistencia, que adquiere un significado social y cultural, e instaura un componente de transformación de la realidad; así, la acción de resistencia se convierte en vehículo indispensable para influir en la representación de lo juvenil, de lo público, de lo local.

6. Respecto a los lugares de la acción colectiva juvenil de la comuna 5, encontramos que el Parque Juanes de la Paz se ha convertido en un espacio fundamental para el encuentro y para proponer nuevas acciones, no solo individuales sino también colectivas con otros jóvenes y con la comunidad en general. Apropiarse de este espacio ha sido una forma de recuperar el territorio, pero también para reconocerse en sus múltiples acciones con otros miembros de la comunidad. Aunque en momentos ha sido difícil mantener este espacio libre de acciones violentas, la cultura, la música especialmente, han logrado que este parque se mantenga como un lugar de no violencia, encuentro y paz. Esto confirma porque los jóvenes han encontrado en el arte y en el trabajo comunitario la manera de fortalecer la organización juvenil de la comuna 5, de ampliar espacios de socialización y de trascender fronteras para compartir experiencias e intercambios en busca de la construcción, consolidación y expansión de los movimientos sociales, a través del tejido de las redes y encuentros con otros jóvenes de Medellín y municipios aledaños.

7. Como ya lo hemos manifestado, los procesos de resistencia que vienen desplegando los jóvenes de la comuna 5 se caracterizan por la no violencia; y están dotados de componentes político, creativo y artístico que permiten ir al encuentro con el otro, hacer denuncia y proponer otras formas de vida en la zona. Esta resistencia se plantea desde una postura crítica y algunas veces lejana de la academia, ya que aspiran a producir conocimientos desde las realidades locales y a generar alternativas de trasformación, sin necesidad de utilizar siempre la teoría como única posibilidad de comprender lo que sucede. Es desde la realidad y sin apego estricto a la teoría que los jóvenes han comprendido que mediante la participación individual y colectiva se pueden elevar sus voces por el derecho al territorio y a la reivindicación social y juvenil, al tiempo que expresan lo que necesitan para hacer más dignas sus vidas y la de los pobladores de la comunidad.

En últimas, la cooperación y la solidaridad son los rasgos definitorios de la acción colectiva juvenil de los narradores y revelan un profundo valor ético-político de los procesos de resistencia que realizan los jóvenes de la comuna 5 de Medellín. Los relatos de vida revelaron algunos importantes acontecimientos que han marcado la vida de los narradores y que dan cuenta de sus opciones vitales por la resistencia, entendida esta como oposición a la violencia y posibilidad de construcción de alternativas no violentas de convivencia en la zona y en la ciudad.

Se destaca una huella de los procesos de participación política en la vida de los narradores; es decir, a través del ejercicio de levantar sus voces, de intervenir en las decisiones que afectan a la comunidad, de proponer alternativas de movilidad y de establecer interlocución con las instancias de gobierno, es como se han convencido de la trascendencia de su papel político.

En la misma dirección, la gestión de nuevos espacios, ofertas y procesos es una constante en los relatos. Los narradores refieren con frecuencia que al proponer e implementar estrategias de apropiación del territorio, han logrado tejer relaciones que les han marcado la vida y les han dado confianza para continuar construyendo sus proyectos de vida con otros.

Resulta alentador y esperanzador reconocer en dichos relatos que el sentido que los narradores otorgan a los procesos de resistencia está dado por el compromiso público, el cual se evidencia en la creación de espacios para fortalecer la articulación comunitaria, el empoderamiento individual y colectivo, y la posibilidad de una vida más pacífica y digna para la comunidad.

Romper el aislamiento es otro aspecto que define los sentidos de los procesos de resistencia que los relatos muestran. Los narradores refieren la necesidad de establecer lazos comunicantes entre los diferentes jóvenes de la comuna, construir redes, articular acciones, y proponer nuevos lenguajes y modos de vivir la cotidianidad, ya que al conocerse y compartir se podrán establecer procesos de transformación colectiva.



Volver arriba