Inicio
Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento


  SECTOR MINERO
UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

SEDE MEDELLÍN






La explotación minera ha sido y será uno de los motores más importantes de la economía colombiana. Debido a su importancia, políticas gubernamentales recientes la han presentado como la “Locomotora Minera”. Sin embargo, poner en práctica esta visión no depende solamente de intenciones y de políticas estatales, sino de la compleja interacción entre un gran número de agentes: empresas mineras que explotan en los países más atractivos; una sociedad heterogénea que no solo recibe los beneficios económicos y tecnológicos de la explotación minera, sino que también rechaza los perjuicios ambientales que pueda generar; y un mundo exterior que demanda e impone precios de compra. Todo esto enmarcado en una altísima incertidumbre a largo plazo, pues las decisiones que se tomen ahora pueden tener consecuencias en veinte o más años.

A causa de todas estas interacciones y del efecto que pueden tener las decisiones a largo plazo, la planeación del sector minero de un país es una tarea muy compleja. Para apoyar esta tarea es posible utilizar, entre muchas otras, las siguientes herramientas científicas: la estadística, para analizar información del pasado; el análisis de prospectivas —estudio de los posibles futuros—, el cual analiza los elementos más importantes de un sistema y plantea situaciones que podrían ocurrir según el comportamiento de esos elementos; o los modelos de simulación, que formulan ecuaciones matemáticas que representan el sistema real. En el presente artículo se utiliza el desarrollo de un modelo de simulación como herramienta para estudiar el sector minero.


¿Qué es un modelo de simulación?



Es un modo de representar un objeto, sistema o idea. Es una réplica abstracta de lo que se quiere estudiar, que permite alterarla para ver “qué es lo que pasaría si…”, y de esta forma entender su comportamiento y sus características intrínsecas, o probar diferentes modificaciones en el sistema que nos interesa. Esto, sin alterar el sistema real, que en muchos casos resulta costoso o tiene efectos negativos irreversibles. Como un videojuego, en el que el usuario puede construir su propio mundo y volver a empezar si ve que sus resultados no son los mejores. Y si bien los modelos no predicen exactamente el futuro, son una herramienta útil para tomar decisiones y ver de forma preliminar posibles rumbos que puede tomar un problema.

Existen diferentes técnicas de modelado, así como diferentes softwares de simulación y aproximación a las diferentes problemáticas. En el presente caso, se empleó Dinámica de Sistemas, una metodología asistida por computador, creada en la década del ochenta por Jay W. Forrester, que combina la rigurosidad matemática con un enfoque administrativo y social. Esta dinámica permite estudiar sistemas que tienen gran complejidad, donde interactúan simultáneamente la toma de decisiones con retardos, variables sociales, variables con incertidumbre o ambigüedad, entre otros.


¿Cómo se realizó el modelo del sector minero en Colombia?



Para comenzar, se identificó el problema que se quería abordar a partir de varias cuestiones: ¿Qué es lo que está pasando? ¿Qué es lo que queremos? ¿Por qué es importante hacerlo? En este primer paso se plantearon los objetivos, aplicaciones y alcances del modelo, así como los límites. A la vez, este proceso incluyó una extensa revisión de literatura sobre la dinámica del sector minero, la información histórica —datos, gráficos, tablas y otros— y los modelos previos de autores que trabajaron problemas similares. De igual forma, se realizó un taller con diferentes expertos del sector, quienes identificaron las principales debilidades y la forma como estas interactúan entre sí.

Una vez aclarados los alcances y el problema que se quería abordar, se empezaron a estructurar y definir las variables que forman parte del modelo, así como la relación entre cada una de ellas; luego se definieron las variables que eran productos o estaban dentro del sistema, y las variables incontrolables que no dependían de los actores de la industria, como es el caso de los precios que se establecen por las dinámicas del mercado mundial y no por la dinámica colombiana. Esta identificación permitió elaborar un diagrama de bloques del modelo, en el que se puede observar cómo la producción impacta en el bloque financiero, ya que la producción del mineral genera ingresos y costos en el bloque social, puesto que la producción genera empleos y otros beneficios; y en el bloque ambiental, ya que dicha actividad degrada el medioambiente. De igual manera, se puede analizar la relación entre otros bloques y el efecto de impactos ambientales en la sociedad, entre otros.

Para observar mejor la relación entre las variables se empleó un diagrama causal, que permite ver de forma gráfica los ciclos del sistema y cómo el efecto de una variable puede llegar hasta sí misma. Se puede ver cómo si se invierte más dinero en minería en el ciclo de exploración es posible lograr más exploración y, de esta forma, tener más reservas para explotar e incrementar la producción. Esto hace que salga más barato producir, por lo que se reducen los costos de la empresa; y al reducir los costos, la empresa gana más y puede invertir de nuevo.

Una vez obtenido el concepto general del modelo, se prosiguió con la formulación matemática. Este modelo conceptual se transforma en un modelo formal, el cual es un conjunto de ecuaciones diferenciales. Esto permite analizar y observar gráficamente cómo se comporta cada variable en diferentes momentos. En este estudio se analizaron variables como la producción del mineral, las ganancias de las firmas mineras y del Gobierno, los costos, la contaminación y la generación de empleo, entre otras, en el caso específico de tres minerales: carbón —térmico y metalúrgico—, oro y piedras calizas. Se eligieron estos minerales por su relevancia económica y social en el país; además, por su importancia, ya que el Gobierno los considera minerales estratégicos.

Todo esto se planteó para el periodo comprendido entre 2000 y 2032. ¿Por qué desde el año 2000? A pesar de que el objetivo es evaluar el comportamiento de las variables en el futuro, es necesario considerar el tiempo pasado para poder comparar, por ejemplo, la producción real histórica con los resultados del modelo. Este proceso de comparación se conoce como validación del modelo. Un modelo “válido” debe representar adecuadamente los datos reales, pues de esta forma se puede confiar en que las predicciones para el futuro son realistas.

Al replicar con precisión los datos históricos de los materiales, se hicieron algunos reajustes y los expertos del sector aprobaron el procedimiento; entonces, el modelo quedó listo para emplearse. De esta manera, se consolidó como una herramienta para la toma de decisiones, por medio de la cual los decisores pueden probar estrategias de mejoras y jugar con las condiciones del entorno, para analizar los efectos de las políticas gubernamentales o encontrar el camino para llegar a un estado deseable.


¿Para qué sirve el modelo del sector minero?



Este modelo está pensado para estudiar el sector minero en Colombia de forma agregada, es decir, mirar las interacciones de manera amplia en todo el país. Modelo que busca entender el comportamiento general del sector minero, mas no realizar predicciones exactas sobre el mismo. Y no está diseñado para reproducir hechos aislados o atípicos y de características muy específicas —por ejemplo, paros mineros, una mina en particular y otros—.

El principal aporte del modelo es el aprendizaje, el cual permite simular escenarios específicos del sector minero, bajo la aplicación —u omisión— de estrategias y políticas para dicho sector. Las simulaciones dejan observar no solo el comportamiento de variables importantes del modelo, como producción, ganancias y otros, sino también estudiar el comportamiento de variables secundarias, como las reservas de minerales, el poder de atracción del país, la exploración y el desarrollo de nuevas minas, entre otras.

Este modelo agregado para el país permite representar tres escenarios posibles en el sector minero colombiano:

1) Favorable, en el que los precios de los minerales aumentan y, con estos, la actividad minera; además, se tienen buenas prácticas en la extracción de minerales, se controlan los daños ambientales y el país se vuelve atractivo para las empresas mineras.
2) Medio, en el que los precios son altos, pero las malas prácticas no permiten que la minería aporte al desarrollo del país, por lo que este no es muy atractivo para las empresas mineras.
3) Desfavorable, con precios bajos y malas prácticas mineras, lo que ocasiona alto daño ambiental y conflicto social, y genera una mala imagen del país para las futuras inversiones.

Esta herramienta de simulación presenta de manera gráfica cómo se comportan variables como producción del mineral, ganancias del país, daños ambientales y otras. Se observa el comportamiento esperado de la producción de carbón y oro en los próximos años para los tres escenarios descritos.

Además de la producción, el modelo permite observar el comportamiento de variables complementarias. Por ejemplo, en un escenario desfavorable disminuye la producción de minerales; y como hay menos producción, hay menos daño en el medioambiente. Sin embargo, también disminuyen el empleo generado, las ganancias del Gobierno y la inversión en la sociedad, por lo que esta quedará inconforme y se generará un conflicto social. Por otro lado, en un escenario favorable habrá mayor producción, mayor empleo y mayores ganancias del Gobierno, pero se puede incurrir también en un mayor daño ambiental.

Ante estas situaciones en que unas partes ganan a costa de otras, es necesario buscar estrategias o acciones para encontrar un balance, de tal forma que se genere un beneficio para todos los sectores —productivo, ambiental, social y otros—, y de esta forma se pueda aportar a un verdadero desarrollo del país. Así, el modelo también admite formular las siguientes estrategias, entre otras: mejoras tecnológicas, de tal forma que la actividad minera sea menos nociva para el medioambiente; generación de cadenas productivas, ya que si el país produce los suministros para la actividad minera —uniformes, herramientas, equipos y otros—, se generan empleos adicionales; y mejoras en la infraestructura del país, para que este sea más atractivo para la inversión extranjera.

Finalmente, las simulaciones de las estrategias permiten concluir que no hay una acción que por sí sola pueda mejorar las condiciones del sector minero. Por el contrario, se requiere la implementación de varias estrategias combinadas para alcanzar una actividad minera rentable, con beneficios para la sociedad y con un mínimo daño ambiental. Esto sugiere que las diferentes entidades gubernamentales tienen que trabajar en conjunto para formular las políticas que rigen el sector minero, pues si no se unen las estrategias en una sola, los esfuerzos pueden ser ineficaces.



Volver arriba