Inicio
Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento. Propiedad Pública - Apropiación Social del Conocimiento


ECOSISTEMAS
JARDÍN BOTÁNICO DE MEDELLÍN












Te hablo también: entre maderas, entre resinas,

entre millares de hojas inquietas, de una sola hoja:

pequeña mancha verde, de lozanía, de gracia,

hoja sola en que vibran los vientos que corrieron

por los bellos países donde el verde es de todos los colores,


Morada del Sur – Aurelio Arturo (1964)



Introducción

 

El término Biodiversidad o diversidad biológica se refiere a la variedad de seres vivos (plantas, animales, micro organismos, etc.) y abarca a los genes, las especies y los ecosistemas.El bienestar de los humanos dependedirectamente de la biodiversidad,ya que de ella obtenemos múltiples beneficios en forma de alimentos, medicinas, maderas y muchos otros elementos. Colombia, en particular, es un país altamente dependiente de los servicios de la biodiversidad debido a que en su territorio existe una gran variedad de ecosistemas. Ejemplos de la gran variedad de bosques y ecosistemas de Colombia son: El Bosque seco tropical en el Cañón del Chicamocha (Santander), El Bosque húmedo tropical en Amazonia, El Bosque de montaña en la Sierra Nevada de Santa Marta, la Sabana natural en la Costa Caribe, el Bosque de Manglar en las Islas del Rosario, los Bosques inundables en la Amazonia, el Páramo en Antioquia, los Humedales en el Magdalena medio. Cerca del 50% de su territorio está cubierto por bosques naturales,y alberga una riqueza biológica considerada entre las cinco más importantes del mundo (MADS 2012). Sin embargo, las tasas actuales de deforestación en Colombia y el manejo no sostenible de los ecosistemas ponen en riesgo la preservación a mediano plazo de esta riqueza biológica y de los beneficios que de ella obtenemos (Andrade y Castro 2012). Por eso,es importante conocer y valorar esta Biodiversidad.


El concepto Servicios Ecosistémicos se refiere a los beneficios obtenidos directa o indirectamente por la biodiversidad. Estos servicios incluyen recursos como el agua, obtenida a partir del manejo y conservación de cuencas hidrográficas,o los alimentos, que se obtienen directamente mediante el manejo de las especies, pero también comprendenotros beneficios indirectos como la regulación del clima, el control de la erosión y la recreación. Aunque algunos de estos servicios, especialmente los directos, tienen un valor monetario establecido (por ejemplo el consumo de agua es cobrado como un servicio público, mientras que gran parte de la población obtiene los alimentos de cadenas de mercado), otros, como la regulación del clima, no. Sin embargo, según algunos estudios recientes, el valor real de todos los servicios ecosistémicos es inmenso y supera el total del producto internobruto mundial (Balvanera et al. 2009).


Por ejemplo, uno de los servicios ecosistémicos más importantes para la seguridad alimentaria del planeta es el de la polinización de plantas que consumen los humanos; el proceso de polinización consiste en que los animales (principalmente insectos, pero también aves y mamíferos) colectan el polen producido por las partes masculinas de las flores y lo transportan hacia las femeninas para fecundar los óvulos y producir las semillas y frutos. Cerca del 73% de las plantas cultivadas en el mundo son polinizadas por abejas, y sin ellas no se podrían tener gran parte de los alimentos que consumimos los humanos. La importancia de este servicio es tan grande, que un estudio reciente valoró su contribución a la economía mundial en 153.000 millones de Eurospor año(Gallai et al. 2009).


Por otra parte, muchos países en vías de desarrollo tienen una gran dependencia de los servicios ecosistémicos; por ejemplo, en algunos países de Asia los bienes y servicios relacionados con la biodiversidad aportan más del 75% del PIB per cápita, el 90% del empleo, el 60% de los ingresos en divisas y un tercio de los ingresos del gobierno.


Sin embargo, los indicadores económicos de los países rara vez reflejan estos valores generales (IUCN 2010), y la falta de reconocimiento de la contribución real de los ecosistemas y su biodiversidad al bienestar humano y a la economía de los países es la causa principal de la destrucción de los bosques en Colombia y en el mundo.Por eso, urge realizar investigaciones que permitan precisar la importancia y el valor de estos servicios, con el fin de que los políticos, los planificadores y la sociedad en general entiendan que los ecosistemas son componentes productivos e importantes para la economía regional, nacional y mundial.


Las preguntas que deben responder con urgencia los investigadores de los recursos naturales son: ¿Cuáles servicios ecosistémicos prestan los bosques y subiodiversidad? ¿Cuál es la magnitud o cantidad de estos servicios? ¿Cuántas personas se benefician de ellos? ¿Cuál es su valor económico?


En Colombia se avanza en el tema, aunque no con la rapidez que se requiere. Por ejemplo, en enero del 2011,la Presidencia de la República, la Alta Consejería Presidencial para la Gestión Ambiental, la Biodiversidad, Agua y Cambio Climático, y la Contraloría General de la República se unieron para la construcción de la estrategia Capital Natural Colombia, motivados por conocer la importancia y el buen uso de los ecosistemas para el desarrollo económico, y también por la evidencia del daño ambiental que se está generando en el país a causa de las actividades socio-económicas(Ruiz-Agudelo et al, 2011).Más recientemente, el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS, 2012) publicó la Política de Gestión de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos para Colombia. Estos dos esfuerzos de política al más alto nivel en Colombia están propiciando que muchos grupos de investigación se interesen en la cuantificación y valoración de servicios ecosistémicos, lo cual tienen una gran importancia para Colombia dada su condición de país "megadiverso".

 

Tipos de servicios ecosistémicos

 

En la década pasada (2000-2010) se publicaron los resultados de un estudio a nivel mundial sobre el grado de dependencia que tenemos los humanos de los Servicios Ecosistémicos y del daño que nos hace una mala utilización de los mismos (MEA 2003). En este estudio participaron cerca de milcientíficos, seleccionados entre los más destacados del mundo en el área de los recursos naturales,con el objetivo de ofrecer directrices para la toma de decisiones de los gobernantes de todo el mundo. Ellos presentaron una clasificación de los servicios que permite analizar la relación entre los ecosistemas y el bienestar humano. Esta clasificación está siendo implementada en algunos países latinoamericanos, como México (Balvanera et al 2009) y Colombia (MADS 2012), donde se han publicado un documento con directrices para abordar la gestión de los servicios provenientes de la biodiversidad. Los servicios ecosistémicos generalmente se clasifican en tres grupos (ver tabla 1): 1) de provisión, que corresponde a los bienes y productos como alimentos, fibras, maderas, leña, agua, suelo, recursos genéticos, pieles y mascotas, y son los más fácilmente reconocibles; 2) de regulación, donde se incluyen el mantenimiento de la calidad del aire, la regulación del clima, el control de la erosión, el control de enfermedades humanas y la purificación del agua; 3) culturales, que comprenden los beneficios espirituales, recreativos o educacionales que brindan los ecosistemas.


La interacción entre las poblaciones humanas y los ecosistemas es determinante de la sostenibilidad de los servicios ecosistémicos. Las condiciones particulares de las sociedades en lo cultural, lo económico y lo político afectan las decisiones que se toman para el manejo de los ecosistemas y para la obtención de los servicios. A su vez, el flujo de servicios ecosistémicos determina el bienestar de las personas y, por lo tanto, las condiciones de las sociedades humanas. La falta, escasez o distribución desigual de estos servicios pueden ocasionar conflictos sociales o políticos (MEA 2005).


La biodiversidad y los servicios ecosistémicos

 

La biodiversidad se refiere a la composición, número y abundancia relativa de las especies, pero también considera los genes, las comunidades y los paisajes. Estas variables determinan la capacidad de los ecosistemas para brindar servicios a las poblaciones humanas. Casi todos los servicios ecosistémicos son regulados por la biodiversidad. Esta determina la productividad primaria que se asocia con la provisión de alimentos y madera, la formación y retención del suelo, el reciclaje de nutrientes y el ciclo hidrológico del que depende el suministro de agua. El mantenimiento de poblaciones de polinizadores, así como de animales que controlan plagas y vectores de enfermedades, están relacionados directamente con el estado de conservación de los ecosistemas. Otros servicios, como el de regulación climática, dependen de la capacidad de las especies vegetales para almacenar carbono y en general con el intercambio gaseoso entre ellas y la atmósfera. Muchos estudios muestran que los ecosistemas con mayor biodiversidad son más productivos y tienen mayor capacidad de recuperarse de las perturbaciones, siendo este un aspecto clave en los programas de adaptación al cambio climático (Balvanera et al. 2009).

 

Tabla 1.


Servicios ecosistémicos, beneficios que brindan a las poblaciones humanas y procesos ecosistémicos asociados a estos servicios.


Fuente: Balvanera et al, 2009.

 

Bosques y su biodiversidad en el departamento de Antioquia


El concepto de megadiversidad se aplica a regiones donde se han registrado valores muy altos de riqueza de especies y que se encuentran comúnmente en los países ubicados en la franja tropical. Colombia es un país megadiverso ya que se ubica entre los primeros cinco países con mayor biodiversidad del planeta (MADS 2012), y Antioquia,con un área de 63,612 km2, equivalente al 5,6% del territorio colombiano, alberga cerca dela mitad del número de especies reportado para varios grupos biológicos en todo el territorio nacional: 49% de las especies de mariposas conocidas en Colombia, 30% de las especies de plantas, 52% de las especies de aves, el 51% de los mamíferos y el 30,6% de los anfibios (Álvarez y Cogollo, 2012). Otro aspecto importante es que la biodiversidad no está distribuida uniformemente en el departamento;las regiones con mayor biodiversidad para el departamento, considerando aves, mamíferos y palmas como indicadores, se encuentran en el Nororiente y Noroccidente del departamento.


Desafortunadamente, gran parte de esta biodiversidad está en riesgo de desaparecer debido a que la deforestación avanza rápidamente en el departamento. Históricamente, Antioquia ha deforestado el 70% de su área total y actualmente se reportan cifras de reducción de la cobertura forestal cercanas a 25.000 ha/año (Yepes-Quintero et al. 2011). Como consecuencia, Antioquia ocupa, a nivel nacional, el deshonroso primer lugar en cuanto al número total de especies amenazadas (162 deun total de 1.258 especies amenazadas) reportadas en los libros rojos de Colombia (Álvarez y Cogollo 2011). Aunque la pérdida de biodiversidad por sí sola es un problema ambiental de gran magnitud, generalmente va acompañada de la degradación de los servicios ecosistémicos de los que depende el bienestar humano (almacenamiento de carbono, control de inundaciones, oferta hídrica, etc. MEA, 2005) y de un incremento en los riesgos generales asociados con el cambio climático.

 

Servicios ecosistémicos en el departamento de Antioquia

 

Servicios de provisión: el caso de las plantas útiles


Los servicios de provisión más importantes proporcionados por la biodiversidad son los alimentos, pero también se pueden incluir medicinas, maderas y otros.En términos generales, la agricultura es la actividad que más contribuye a la provisión de alimentos; en Antioquia se conocen cerca de medio centenar de especies que son comúnmente cultivadas para este fin (Gobernación de Antioquia 2011) y adicionalmente se tienen registros de 127 especies cultivadas con fines medicinales (Fonnegra-Gomez y Villa Londoño 2011).


Un área del conocimiento muy importante para evaluar los servicios ecosistémicos de aprovisionamiento es la "etnobotánica cuantitativa", que combina información de uso de las plantas por comunidades rurales (campesinos, indígenas, etc.) con datos de inventarios de vegetación. Esta disciplina ha mostrado que los usos dados a las plantas por las comunidades son muy variados (medicinales, alimenticios, culturales) e incluyen un gran número de especies (cientos por cada población estudiada, generalmente) que comprende todas las formas de vida incluyendo árboles, bejucos, palmas, arbustos, hierbas, epífitas, y otras; además, algunos de estos usos son muy especializados y reflejan un conocimiento profundo de todo tipo de plantas (Alvarez y Londoño, 1995). Un caso interesante es el de las especies escandentes o bejucos, poco utilizadas en la cultura occidental, pero sobre las cuales se conocen una amplia variedad de usos en las comunidades indígenas de la Amazonia (Alvarez y Londoño 1996).


Para el departamento de Antioquia, se reportan cerca de 1100 especies de plantas con algún tipo de uso,que representan el 13% del total de especies estimadas para el departamento (ver tabla2). Los usos de estas especies se agrupan en siete categorías principales, de las cuales las plantas ornamentales, con 448 especies, son la principal forma de uso; este grupo incluye un gran número de especies herbáceas y árboles que adornan el área metropolitana de Medellín. También se incluyen numerosas especies utilizadas en trabajos artesanales como las silletas, un producto emblemático de la región del oriente de Antioquia. Otros usos, como comestibles, medicinales, maderables, son bastante representativos pero con pocas especies utilizadas (menor a un 5%) (Idarraga y Callejas 2011). Incluso existen estudios que muestran la importancia que tienen algunas especies de musgos y de árboles como fuentes de compuestos biológicamente activos (Aubad et al. 2007).



Fuente: Idárraga y Callejas, 2011.


Uno de los estudios más completos sobre etnobotánica en Antioquia fue elaborado por el Jardín Botánico de Medellín (JBMED) en los bosques húmedos tropicales del Bajo Cauca, Magdalena Medio y Nordeste antioqueños, con auspicio de Corantioquia. En dicho estudio se realizó un inventario florístico de los bosques y mediante entrevistas a campesinos de varias veredas se recolectó información sobre los usos dados a plantas silvestres y cultivadas. Se registraron los usos de 199 especies, 30% de las 595 especies identificadas en el inventario. Las especies maderables fueron la mayoría, seguidas por las utilizadas para la fabricación de herramientas y utensilios para las labores cotidianas y para la alimentación humana. También se encontraron especies con uso artesanal y medicinal. Algunas de estas especies generan ingresos económicos directos representados en la venta de utensilios como canastos, escobas, sombreros y abanicos(Cogollo et al., 2003). Otros estudios relacionados con la utilidad de las plantas silvestres han sido realizados por investigadores del JBMED en la región de Urabá, donde se encontró que las comunidades conocían usos para cerca del 60% de las especies presentes en varias parcelas de inventario florístico, muchas de ellas medicinales.


Otros estudios de investigadores del JBMED utilizan la aproximación de la Botánica Económica para evaluar especies con potencial de domesticación para la producción de alimentos nutracéuticos (con beneficios para la salud humana), así como biocombustibles, medicinas, fibras, ornamentales y otros productos. La domesticación de plantas es uno de los procesos evolutivos más importantes que ha acompañado el surgimiento y mantenimiento de la civilización humana y actualmente existen evidencias de la alta diversidad de especies de plantas de los bosques tropicales, nuevas o conocidas apenas por la ciencia, que tienen un alto potencial como fuente de productos de alto valor comercial. Especies de plantas nativas como Dipteryx oleifera (Fabaceae), Plukenetia volubilis (Euphorbiaceae), Elaeis oleífera (Arecaceae), Jatropha curcas (Euphorbiaceae), Fevillea cordifolia (Cucurbitaceae), Pteropepon oleiferum (Cucurbitaceae), Cryosophila kalbreyeri (Arecaceae)y Reihardtia koschtnyana (Arecaceae), entre otras, están siendo objeto de evaluación y valoración de los productos que pueden ofrecer. En particular, especies como el Choibá (nombre científico Dipteryxoleífera), un árbol gigante del Chocó,de la familia de las leguminosasy que tiene un amplio rango de usos, es una de las especies estudiadas por investigadores del JBMED, pues tiene un alto potencial para la creación de nuevos productos alimenticios (Arrázola et al. 2009).


Servicios culturales: biodiversidad y folclor

 

Los servicios culturales de los ecosistemas se definencomo los "valores estéticos y espirituales y culturales, o las oportunidades de recreación provenientes de los ecosistemas", y son innumerables. En este sentido, la inspiración artística que produce la naturaleza es un serviciofundamental, pero que ha recibido poca atención de los investigadores y amerita ser considerada en futuros estudios de valoración de los ecosistemas. Una obra destacada en el ámbito colombiano es La flora en la poesía (Patiño, 1976),en la que el autor, uno de los botánicos de mayor importancia en Colombia, recopiló cientos de poesías de un gran número de escritores iberoamericanos que sirven como ejemplo del efecto inspirador de las plantas y los paisajes.


El folclor (particularmente la música y los relatos populares) es otra manifestación cultural que señala el conocimiento que las comunidades humanas tienen de su entorno y particularmente de la flora y la fauna. La música popular colombiana es una de las más diversas del mundo y contiene gran cantidad de elementos provenientes de la naturaleza. Desde hace una década, investigadores del Jardín Botánico han estudiado la relación entre la botánica y la música en Colombia, particularmente la del Caribe, encontrando referencias a una gran variedad de especiesde plantas, principalmenteen el folclor vallenato. Otro ejemplo de un servicio ecosistémico cultural es la variedad de usos dados a la caña flecha (nombre científico Gynerium sagitatum), una hierba utilizada para la fabricación del sombrero "vueltiao" (uno de los emblemas de la cultura popular en Colombia) y otra gran variedad de artesanías en la Costa Caribe.


Servicios de regulación: almacenamiento de carbono y regulación del clima


La regulación del clima, el control de los vectores de enfermedades como la malaria y la reducción de la erosión de los suelos, entre otros factores, se consideran dentro de esta categoría. Los bosques almacenan grandes cantidad de carbono, que en forma de CO2 es el más importante de los gases de efecto invernadero que contribuyen actualmente al calentamiento global. Las características de los bosques (como las especies de árboles, su tamaño o la fertilidad del suelo) afectan la evapotranspiración y los patrones de precipitación regional y contribuyen a regular el ciclo hidrológico, fundamental para el suministro de agua para la agricultura y el consumo humano.


De particular importancia es el papel de los bosques en el ciclo del carbono. Por ejemplo, los bosques tropicales almacenan en su biomasael equivalente a seis veces el carbono que se encuentra en la atmósfera (principalmente en forma de CO2). Por tanto, conocer el contenido de carbono de los bosques y su intercambio con la atmósfera es de particular importancia para su conservación y para implementar medidas de mitigación del cambio climático. Los investigadores del JBMED realizan desde hace dos décadas estudios tendientes a cuantificar el carbono almacenado en la biomasa de los bosques de Suramérica, Colombia y Antioquia. Por ejemplo, en 2009 publicamos, en colaboración con otro gran número de investigadores nacionales e internacionales, un estudio sobre el almacenamiento y secuestro de carbono de los bosques de la Cuenca Amazónica, que abarcan más de 7 millones de km2 (más de 6 veces el área de Colombia); este estudio mostró que los bosques de Amazonia secuestran anualmente la misma cantidad de CO2 que es emitida por los países de la Comunidad Económica Europea(Phillips et al. 2009). Además, este mismo estudio mostró que los bosques amazónicos son muy sensibles al cambio climático en la región, ya que una sequía inesperada que se presentó en el 2005 en Amazonia produjo una inmensa mortalidad de árboles.


Los investigadores del JBMED han desarrollado ecuaciones matemáticas que permiten estimar el contenido de carbono de los árboles a partir de variables como el diámetro del tronco (Alvarez et al. 2010). Estos modelos han sido utilizados para estimar las reservas de carbono a escala de Colombia (Phillips et al. 2011) y de Antioquia (Yépes-Quintero et al. 2011). Los resultados indican que los bosques primarios de Antioquia, que para 2007 abarcaban una extensión de 2.23 millones de hectáreas, tienen un contenido de carbono promedio de 122 ± 31 toneladas de carbono por hectárea y un total de reservas cercano a 272 millones de toneladas de carbono para todo el departamento. Adicionalmente, también para el 2007 se estimaba que existían cerca de 0,4 millones de hectáreas de rastrojos y bosques secundarios que incrementaban las reservas de carbono en 10 millones de toneladas (Álvarez,datos sin publicar). Particularmente, el servicio de almacenamiento de carbono es uno de los más afectados negativamente por las actividades humanas debido a la presión sobre los bosques; en este sentido,Yépes-Quintero et al. (2011) reportaron que entre 2000 y 2007 se deforestaron en Antioquia cerca de 25.000 ha de bosque, correspondiente a unas emisiones de cerca de 3 millones de toneladas de carbono por año.

 

Servicios de regulación: Polinización


El uso intensivo de sustancias químicas en la agricultura (como fertilizantes y elementos para control de plagas y enfermedades) requiere de grandes inversiones y tiene efectos dañinos sobre el medio ambiente, por lo que actualmente está siendo revaluado. En particular, la creciente resistencia de plagas y enfermedades hace que se requiera un aumento constante de la cantidad y variedad de sustancias químicas que se deben emplear para su control, lo cual genera un efecto de cascada que deteriora progresivamente las condiciones de los ecosistemas y la salud humana(www.beyondpesticides.org). Un grave problema en particular tiene que ver con el efecto negativo del uso de los pesticidas agrícolas en el mantenimiento de la diversidad de polinizadores naturales, para los cuales se reporta actualmente una reducción a escala global (Gallai et al. 2009). La realidad es que se conoce muy poco sobre la diversidad de los polinizadores silvestres, y solo se cuenta con alguna información para grupos de aves, murciélagos y abejas. Actualmente, algunos de los investigadores del JBMED están adelantando una investigación enfocada en estudiar la diversidad de los insectos polinizadores de un grupo particular de plantas, las palmas, que son ecológica y económicamente importantes no solo en el departamento sino también en todo el mundo.El estudio ha permitido identificar cerca de 500 especies, de varios grupos de insectos diferentes a las abejas, que actúan como polinizadores de las palmas en su estado natural (Restrepo et al. 2010) y de las cuales dependen los servicios ecosistémicos que obtenemos de esta grupo tan importante de plantas.


El árbol urbano y sus servicios ecosistémicos

 

Las ciudades del mundo abarcan sólo un dos por ciento de la superficie terrestre del planeta, pero son responsables de un 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. En el caso del Área Metropolitana del Valle de Aburra (AMVA), se estima que su huella ecológica equivale a 47 veces su área, con una tasa de emisión de CO2 de 3.7 millones de ton/año. Para evaluar el papel de la vegetación presente en el AMVA, investigadores del JBMED utilizaron mapas de coberturas vegetales y recopilaron inventarios forestales con datos de estructura y dinámica de la vegetación para obtener un estimativo del contenidoy las tasas de fijación de carbono. La cobertura vegetal abarca cerca del 70% de su área total y está representada principalmente por áreas agropecuarios (30%), bosques naturales en diferente estado de sucesión (18%), plantaciones forestales (6%) y el arbolado en zonas urbanizadas (14%). En total, en el año 2007 se calculó un almacenamiento de carbono de 2.2 millones de toneladas para el 2007 y una tasa de fijación anual de 0.31 millones de toneladas de CO2/año, equivalente a un 8.4% de las emisiones totales. Esta información es esencial para planificar y diseñar políticas tendientes a evitar la deforestación y degradación de los bosques y la vegetación, en busca del bienestar de los habitantes del AMVA.


Otros estudios muestran quelos árboles plantados en las ciudades contribuyen a la depuración del aire, removiendo las partículas contaminantes suspendidas en el aire,que constituyen actualmente un problema importante de salud pública en Medellín (Bedoya y Martínez 2009). Un estudio reciente realizado por el Jardín Botánico de Medellín muestra que,de 50 especies estudiadas, todas contribuyen de diferente manera a la remoción de partículas suspendidas en el aire, dependiendo de características propias de cada especie como tamaño de la hoja, presencia de vellos en las hojas y otras variables. Algunas especies pueden remover hasta 17 kg/año de estas partículas mientras otras, menos de 0,5 kg/año, con un promedio de 1,6 kg/año. Considerando el total de árboles presentes en el Área Metropolitana del Valle de Aburra (ca. 400.000 árboles), este servicio ecosistémico significa la remoción de cerca de 680 toneladas/año de partículas atmosféricas, contribuyendo significativamente a la calidad del aire y la reducción de enfermedades respiratorias. No obstante, vale la pena aclarar que estos resultados son preliminares y se requiere de mayor cantidad de datos para poder cuantificar y valorar con precisión este servicio tan importante.


La importancia de elaborar mapas de servicios ecosistémicos

 

Los servicios ecosistémicos no están uniformemente distribuidos en el espacio. Por ejemplo, algunas zonas pueden tener alta diversidad de especies útiles para la sociedad, pero bajo almacenamiento de carbono. De manera similar, áreas que son bajas en biodiversidad y almacenamiento de carbono, pueden ser estratégicas para la conservación de otros recursos como el agua. Por esta razón es importante estudiar las relaciones entre la biodiversidad, los servicios ambientales y las reservas de carbono. Este es un tema muy complejo, que requiere conocer,mediante mapas, cómo se distribuyen y confluyen los diferentes servicios ecosistémicos.


El Jardín Botánico está realizado estudios de la congruencia espacial entre biodiversidad y servicios ecosistémicos,tanto en el orden nacionalcomo en el departamental. En lasfiguras 6a, 6b, 6c, 6d y 6e se muestran mapas de diversidad de plantas y vertebrados, servicios ecosistémicos (almacenamiento de carbono y oferta hídrica) y la forma en que estos confluyen en Colombia, indicando cuales son las áreas de mayor prioridad para la conservaciónde los bosques (Alvarez et al. 2012y Gonzales 2011). A escala del departamento se muestran algunos mapas de diversidad de plantas endémicas y amenazadas(Arcia et al. 2012). Laimportancia de estos trabajos radica en que son un instrumento útil para la gestión de la biodiversidad y sus servicios ecosistémicos, pues al tiempo que sirven de herramienta de análisis para los investigadores, permiten comunicar de manera sencilla a los planificadores y al público en general sobre donde se encuentran las áreas con mayor prioridad de conservación. Por ejemplo, estos estudios nos han permitido identificar áreas como la Serranía de San Lucas (en el Nororiente de Antioquia) donde debido a la importancia de los ecosistemas de la región y a las actuales tasas de deforestación, se deben realizar esfuerzos integrales para detener la destrucción de la biodiversidad y de los servicios que nos brinda, y elevar al mismo tiempo la calidad de vida de las poblaciones humanas en la región.

 

Conclusiones

 

En este artículo se identifica la importancia de cambiar el enfoque de los estudios tradicionales sobrelos bosques y subiodiversidad. Si bien el conocimiento de la estructura y funcionamiento de los ecosistemas y su biodiversidad es importante por sí mismo, es necesario reconocer la necesidad de manejarlos y conservarlos para el bien de la sociedad. El concepto de servicios ecosistémicospermite entender de qué manera la humanidaddepende de la biodiversidad. Su cuantificación y valoración permite informar de manera apropiada a los tomadores de decisiones y permite que los desarrolladores de políticas tengan en cuenta los costos y beneficios relacionados de intervenir los recursos naturales. Aunque el objetivo de darle valor monetario a la naturaleza es polémico, controvertido e incluso poco ético, también es cierto que puede ser la única manera de ilustrar a la sociedad en general, pero particularmente a los planificadores del desarrollo económico, de la importancia de conservar la biodiversidad. Si bien es difícil cuantificar y, más aún, valorar los servicios ecosistémicos, es necesario que los investigadores interesados en conocer y conservar la biodiversidad adopten este enfoque.


Los ecosistemas de Antioquia (y en Colombia) son variados y albergan una enorme biodiversidad que proporciona enormes beneficios a las poblaciones humanas. Sin embargo, la destrucción histórica de cerca del 70% de los bosques originales del departamento continúa a ritmos sorprendentes, igual que la degradación de otros ecosistemas como ríos, lagunas y páramos. Esta destrucción, que pone el riesgo la sostenibilidad de muchas actividades económicas, muestra que la sociedad es poco consciente de la importancia de conservar ese gran patrimonio. Es urgente, por lo tanto,diseñar estrategias que permitan garantizar el buen uso y la preservación de los servicios ecosistémicos, que benefician a los distintos sectores de la población de nuestro departamento y del país.





Volver arriba